¡Comics! ¡Cine! ¡Rock! ¡Novela negra! ¡Series de televisión! ¡Lo que me salga de las narices!

lunes, diciembre 05, 2005

Los Challengers of the Unknown de Chaykin

He leído este fin de semana, por fin, la miniserie Challengers of the Unknown, de Howard Chaykin. Se ve que el hombre debe de tener su carrera televisiva parada o que le pica el gusanillo, porque últimamente no para entre Mighty Love, esta serie limitada, el Solo, City of Tomorrow, sus guiones varios (Bite Club, secuela y tal) o su anunciado regreso a una serie regular, Hawkgirl, por primera vez desde American Flagg! y de la que se encargará el dibujo. Y me dejo cosas.
Tengo debilidad por Chaykin. Debilidad por su dibujo, aunque siempre sus héroes sean iguales. Y simpatía por sus guiones, por muy embarullados que puedan parecer en ocasiones. Yo no hago cómics para que se lean en cinco minutos en el cuarto de baño, recuerdo que comentó en Barcelona hace años. Y no hace falta que lo jure. Los diálogos, las situaciones no se dedican a explicarlo todo y el lector ha de ir añadiendo elementos, fijándose en detalles. Por no mencionar que las tramas no son fáciles de seguir.
Esta miniserie no es una excepción pero se lee con mucho interés. Se trata de un relanzamiento de una serie clásica de DC, los Challengers of the Unknown (¿cómo lei que los iban a llamar en Planeta? ¿Retadores de lo desconocido?), actualizando la premisa de héroes que viven un tiempo extra, prestado, al sobrevivir a una muerte segura con nuevos personajes.
Eso es en teoría, porque al final, y por mucho que lancen señales para relacionar este grupo con el anterior, la verdad es que es otra cosa. Si la serie original, presentaba a unos héroes que se enfrentaban a monstruos y amenazas de tipo fantástico, esta nueva versión tiene mucho más que ver con teorías de la conspiración donde agentes durmientes esperan a ser activados para cometer crímenes políticos. Los responsables de todo ello es una élite, la llamada Hegemonía, que son el poder tras los presidentes, los que controlan los medios de comunicación, que disfrutan de avances científicos increíbles en exclusiva. Son racistas, fascistas, clasistas. Un asco, vaya. Evidentemente, cinco agentes despiertan, se dan cuenta de lo que pasa, son perseguidos, son capturados, se enfrentan a la Hegemonía y queda todo listo para seguir si interesa con estos personajes. Aunque no sobrevivan todos, eso sí.
Lo más interesante es ver cómo Chaykin recupera algunos elementos que ya usó en el pasado, como un guiño a sus seguidores. Una mujer que resulta ser un hombre, como en Black Kiss. O utilizar informativos constantes para narrar determinados detalles como en American Flagg! O mantener un mensaje de tipo progresista poco usual que debe sentar como una patada en los cojones a todos los simpatizantes del Partido Republicano. Y es que Chaykin parece muy interesado en denunciar las manipulaciones informativas por parte de la derecha. No se puede evitar pensar en Fox News cuando uno ve las noticias de la cadena de la Hegemonía. O a Bush en ese presidente que no es capaz de decir correctamente Vigilante.
Hay alguna cosa que no queda nada clara como las motivaciones del hombre que despierta a estos agentes ni cómo sabía que ellos iban a sobrevivir a una explosión que mata a más de diez mil personas. Para mí que es una pura excusa para unos fines y que, consciente de ello, Chaykin se lo quita de encima cuanto antes. Pero por lo demás, se lee con ganas y la mala baba que se gasta en algunas escenas me sorprendió agradablemente.
Creo que esta preocupación por lo que quiere contar ha hecho que Chaykin se esfuerce en el dibujo más de lo usual en los últimos tiempos, una labor muy bien ayudada por la rotulación de Richard Starkings. Lástima, eso sí, de las portadas que se han hecho a partir de diseños de personajes de Chaykin manipulados por un diseñador con muchas ideas. Todas malas, eso sí, porque uno cuando ve esos fragmentos de piernas y brazos y tanto puntito no sabe si estamos ante un tecnothriller, un relato de ciencia-ficción o qué.
Veamos un ejemplo. Diseño de Chaykin:
Comparadlo con la portada de más arriba.
Demasiados adictos al Photoshop es lo que hay hoy en día.

2 comentarios:

Micko dijo...

Una miniserie buenísima, sí señor.

Edu dijo...

Tengo entendido que en Planeta lo traducirán por "Investigadores de lo desconocido".