¡Comics! ¡Cine! ¡Rock! ¡Novela negra! ¡Series de televisión! ¡Lo que me salga de las narices!

jueves, abril 13, 2006

De V de vendetta a A de Austin Powers

El título de este post es debido a la sucesión de pensamientos que me vinieron en un breve espacio de tiempo al salir del cine. No creáis que va a ser difícil de enlazar estas dos obras…
Tras haber visto la adaptación de V de Vendetta al cine debo reconocer que salí bastante satisfecho. Es cierto que muchos detalles, mucha de la sutileza de la obra original han acabado cayendo por el camino, pero también es justo reconocer que es una de las películas con algunos de los mejores diálogos que se han visto en mucho tiempo, que es una adaptación bastante digna y que este film, pese a ser o tal vez por ser post-11 de septiembre, lleva un mensaje abiertamente político poco usual en el mainstream.
V de Vendetta es considerada por muchos como la hermana pequeña de Watchmen. Un error, en mi opinión. Si es hermana pequeña de alguien es de Miracleman. Ambas series nacieron en la revista Warrior y al cierre de ésta acabaron finalizando en ediciones americanas. Y ambas son las dos caras de la misma moneda. Decía Mike Baron, hablando de Nexus y Badger, sus dos grandes creaciones, que todo creador acaba dando sus versiones de Superman y Batman, de la luz y la oscuridad. Si está claro que Miracleman, o Marvelman, era la versión de Moore de Superman, años antes de darle otra visión al mito en Supreme, dudo que se niegue cierto paralelismo de V con Batman: fuera de la ley, escondite especial, incluso sidekick… Un gran cómic, debería releerlo a ver cómo ha envejecido. Ojalá lo editara alguien en blanco y negro. El trabajo de Lloyd, lleno de contrastes era precioso en su blanco y negro original en Warrior. Habrá que preguntarle en Barcelona si está contento con que Alan Moore le cediera su parte de los derechos cinematográficos. Claro que el que estará deseando que la cosa se repita es Gibbons... Y eso de que Moore no quiera salir en los títulos de crédito, me parece una pose de divo bastante ridícula, la verdad.
Pero en la película no puedo evitar lamentar la desaparición de un elemento que me pareció sensacional del cómic: el análisis de las consecuencias de la violencia. Ya digo que hace tiempo que la lei y puede que mi memoria me engañe pero creo que V mataba a un policía o algo así y el lector vivía cómo esta acción afectaba a la viuda. El policía era un cabrón y ningún lector le tenía ninguna simpatía. Pero su muerte provocaba que la viuda pasara las de Caín, un degradante y humillante viaje a los infiernos. Puede que V hubiera hecho algo correcto, pero esto provocaba que una inocente sufriera por ello.
Lo que nos lleva a Austin Powers, la primera, que tiene dos gags maravillosos, y que se censuraron en el estreno americano. En ellos, Powers mata a un secuaz del montón a las órdenes del Doctor Maligno, uno de esos ayudantes que son un puro bulto, uno de esos guardias cuya misión es pelearse con el héroe y palmar, como contaba Terry Pratchett en ¡Guardias! ¡Guardias!. La cámara se acerca a una plaquita con el nombre, digamos Johnson. Enlazamos con un mujer en la cocina, suena el teléfono, casa de los Johnson, oh, no, Dios mío, niños, venid, algo muy malo le ha pasado a Papá. El gag se repite con unos amigos en un bar, con Rob Lowe, entre ellos, que esperan al secuaz muerto para felicitarle por su cumpleaños o algo así, les llama el barman y la fiesta se va al traste. Humor inteligente, muy negro, entre un montón de chistes fáciles pero que se basa en la misma idea: las consecuencias de la violencia, de matar a alguien, por muy villano que pueda ser, en gente inocente.
De V de Vendetta a Austin Powers. Qué mal estoy...

2 comentarios:

C. OverkiLL dijo...

De puta madre la comparacion
Salud!

Flashez dijo...

La duda es: 'A de Austin' o 'P de Powers'. Claro que 'AP de Austin Powers' (lease "ap!") tiene un nosequé.