¡Comics! ¡Cine! ¡Rock! ¡Novela negra! ¡Series de televisión! ¡Lo que me salga de las narices!

martes, noviembre 14, 2006

El Sheriff King

Ediciones B, en sus extrañas recuperaciones del fondo de Bruguera, acaba de reeditar los cuatro primeros números de Grandes Aventuras Juveniles dedicados al Sheriff King. Esto sería una muy buena noticia si, como mínimo, hubieran hecho un buen trabajo, pero la edición no deja de ser bastante lamentable con un escaneado de los tebeos originales considerablemente torpe, algo que ya sufrimos por ejemplo en el reciente tomo dedicado al Ibáñez más clásico. Así que no creo que los elevados precios que se piden por esos números de GAJ vayan a ir bajando, maldición...
Pero una de las cosas que más me revienta es que se ha ido a lo fácil, a lo cómodo. Seamos sinceros, lo más probable es que más por ignorancia que por desidia.
Y es que la travesía editorial del Sheriff King es bastante complicada y hay más historias no publicadas en GAJ que las que sí fueron...
La primera aparición de King y compañía fue en el Pulgarcito 1751, con fecha de 23 de noviembre de 1964. En ese número, el precio aumentó de 3,5 ptas a un duro, aumentando el número de páginas que llegaba así a las 36. Eso implicó un aumento de número de personajes que se publicaban allí, entre ellos el Sheriff King que empezó sus andanzas con episodios de cuatro páginas a bicolor que se continuaban, siguiendo la tradición de otros personajes aventureros del semanario. Sus autores eran Víctor Mora, guionista, y Francisco Díaz, dibujante. Hubo otros autores con los años como los guionistas Cassarel o García Cremona o dibujantes como Torregrosa o Díaz Jr, pero los mejores momentos fueron obra de los creadores.
Tras varios episodios se le dio un descanso, volviendo en el 1806 no volviendo a desaparecer del semanario en muchos años. Esta segunda tanda iba numerada, enlazando aventuras de diferente duración hasta que a la altura de los 80 episodios, se optó por hacer aventuras más compactas, de ocho episodios, con dos páginas a color y dos a bitono. Tras un tiempo, las cuatro páginas pasaron a ser a color y los capítulos de 30 páginas (en la octava semana sólo se publicaban dos páginas de King), punto en que empezaron a reeditarse en GAJ, con unas preciosas portadas de Antonio Bernal, siendo la primera historia la llamada Disparos en la frontera que se había editado entre los Pulgarcitos 1948 y 1955. Algunas de las aventuras publicadas justo antes fueron serializadas más tarde con todas las páginas a color (y presumiblemente, no he podido comprobarlo, aligeradas en un par de páginas).
Paralelamente a las apariciones en el semanario, King protagonizó bastantes aventuras de ocho páginas (con bitono parcial o total, ocasionalmente) en almanaques y demás extras estacionales, de las cuales sólo una pocas, muy pocas, se reeditaron dentro de GAJ. La última aventura de King en GAJ fue Celacanthus Peef, al quite, pero no fue la última del personaje ya que después de ésta, en Pulgarcito se publicaron UN MONTON MÁS, hasta que llegó un momento en que en Pulgarcito empezaron a reeditar material de King, alternándose a veces con aventuras inéditas, hasta que desapareció de la cabecera. Para dar algún dato, la aventura mencionada se editó en los Pulgarcito 2203-2210 y King siguió con aventuras hasta al menos el 2560 contando reediciones y de todos estos números al menos hubo 25 aventuras no recopiladas.
King no deja de ser una obra inusual en la obra más aventurera de Mora ya que el humor impregna toda la serie. Sí, King es el héroe de una pieza pero el resto de personajes (los ayudantes Gordo y Dandy, el vendedor de cacharros Nepomuceno, los impagables Celacanthus Peef y la tía Abigail) son secundarios con una clara tendencia humorística. Se suele decir que las series de Mora repetían un esquema de tríos. Yo no estoy demasiado de acuerdo con ello. Para mí, Mora empleaba unos arquetipos (héroe, forzudo, chistoso, jovencito, la chica) que mezclaba a su conveniencia. En el Capitán Trueno tendríamos al Trueno, el héroe, a Goliat, forzudo humorístico, y a Crispín, el joven, además de Sigrid como la chica. En El Jabato tendríamos al Jabato como héroe y a Taurus como forzudo a secas, sin ser chistoso en sus inicios, una faceta que ganaría como antagonista de Fideo, claramente chistoso, en posteriores episodios. Claudia sería la chica, claro. Con el Cosaco Verde, el trío se va a hacer gárgaras: el Cosaco es el héroe, Karakán el forzudo(con alguna nota de humor), Iván el jovencito y Sing Li el personaje humorístico, con Sankara como la chica de la serie.
Después de King vendría el Corsario de Hierro con el Corsario como héroe, Mac Meck como el forzudo, con bastante notas de humor como Goliath, y Merlín como personaje humorístico puro. Merlín no dejaba de ser una versión mejorada de Fideo, ya que los giocco di mani que hacía funcionaban mejor como gags visuales en un cómic que no las odas de Fideo. ¿Y la chica? ¡Aaah! Allí, Mora empezó a tener un protagonismo femenino bastante amplio. Con los años vendrían las aventuras de Supernova que al menos en los episodios dibujados por Edmond tenían a la chica como heroína, Bruno como forzudo, aunque estilizado, galán y Alambre como acompañante humorístico. Astroman tendría héroe, forzudo chistoso y jovencito, además de la clásica novia (o algo así), una repetición exacta del esquema Trueno.
Pero volvamos a King, allí nos encontramos con únicamente héroes y personajes secundarios humorísticos. Podemos encontrar una novia, sí, la maestra Cynthia, e incluso un chavalín que aparecerá en varias aventuras como es “Pecas” Carter, pero los forzudos desaparecen, y los secundarios humorísticos se multiplican.
Releídas algunas de sus aventuras hoy, sigue manteniendo un interés. Se nota una cierta denuncia en esos episodios (indios falsamente acusados, latifundistas marrulleros, políticos corruptos) que intenta ir más allá de los tópicos del western de esos años. Y Díaz era un dibujante maravilloso. Es cierto que hay una influencia de Arturo del Castillo en esas viñetas con esas caras de King en tres cuartos, pero es injusto dejarlo sólo en eso. Díaz se defendía en las escenas humorísticas de una manera que no me puedo imaginar en Arturo del Castillo. No me imagino al autor de Kendall dibujando a la tía Abigail con su pipa con hierbas medicinales o al vendedor de artículos de broma Flatsby en plena acción…Ah, sí, las imágenes que acompañan este texto pertenecen al primer episodio del Sheriff King, el del Pulgarcito 1751. Son la segunda(primera aparición de Gordo y King) y cuarta páginas(la llegada de Dandy a la serie). También cuelgo la cabecera de la serie con, dicen, Jordi Bayona, uno de los redactores de Bruguera de la época, como King, una de esas cosas raras de la época...

3 comentarios:

Jesús Cuadrado dijo...

A mí el sr. Díaz me parece grande.

Mantengo aquello:

>>>
... ejemplo de brillante autor (El Sheriff King, 1964) opacado por la presión industrial. Discreto, pero firme y decidido, su excesiva sobriedad le condujo, a veces, hacia un frío estatismo; preciso en la planificación, en especial con el uso de sus planos terciados, para muchos lectores –y para algún teórico–, injustamente quedó como una firma seguidora de corrientes argentinas. (Padre del también dibujante Rojo).
>>>

Diego Cara dijo...

Díaz Villagrasa, otro olvidado...

La dignidad, el mantener un nivel de producción. Y Díaz empezó en el curso de dibujo que llevaba Antonio Bernal -otro talento a recordar- en el semanario Capitán Trueno Extra (he de mirar el número). La ironía hizo que fuese el propio Bernal el que adornase, e introdujese las portadas de GAJ.
Y el primer trabajo de Díaz, almque se peide la pista en mitad de los 70´s,fue también en la cabecera extra de Trueno, Pitágoras Slim, creo que se llamaba.
Para mi memorable fue la época del sheriff dibujada por los hermanos García Quirós, otros olvidados (Pantera Negra revista, y alguna Joya Literaria, son sus actividades viñeteras en España, más notables).
El resto fueron agencias...
Siempre con cierta elegancia, y eco fotográfico, donde en Díaz había crisol de firmas (Del Castillo, trufado del mejor Raymond, de Rip Kirby.
Salud, y viñetas para el 2007.
¿Qué más pedir?

Kaya Özkaracalar dijo...

Sheriff King started to be published in Turkey in the weekly Doğan Kardeş in 1975. I think it continued till the magazine closed in around 1977.