¡Comics! ¡Cine! ¡Rock! ¡Novela negra! ¡Series de televisión! ¡Lo que me salga de las narices!

miércoles, septiembre 29, 2010

Criticando a los autores españoles

Uno de esos textos que califico de Haciendo amigos. Espero que se entienda el tema de forma general y no se personalice. Pero necesito comentarlo públicamente porque me gustaría ver vuestras opiniones.
En cierta ocasión estuve hablando con un autor. Tengo buena relación personal con él, creo. Pero hace tiempo comenté en el blog (en el Dolmen no critico cómics de amigos, aquí es una cosa más de andar por casa) bastante duramente un cómic en el que él había trabajado, no su trabajo, pero sí lo que había hecho su colaborador. Me reconoció que lo que decía era todo verdad pero no veía con buenos ojos que se le dieran palos a cómics de autores españoles.
Una frase me impresíonó:
-Esto, Álvaro Pons no lo hubiera hecho.
En primer lugar, en este blog pasan cuatro amiguetes y algunos aficionados a quienes les interesan mis opiniones. O sea, ocho, más o menos. Bueno, algunos más pero nada del otro mundo. Las ventas de un cómic no creo que se vean tremendamente resentidas por algo que pueda decir aquí, no así en el Dolmen que tiene miles de lectores. En Dolmen se intenta que las reseñas sean de cómics buenos, porque se trata de incentivar la lectura, señalar los cómics que valen la pena y pueden pasar desapercibidos. No siempre es posible pero ésa es la filosofía. Aquí, es una cosa muy personal, de actualizaciones caóticas y temáticas dispersas de repercusión mínima.
En segundo lugar, comenté el tema con otro autor y un "crítico". El primero opinaba que no decir que algo es malo, cuando lo es, no ayuda a mejorar al autor, que es mucho peor que todo el mundo le diga que es fantástico y por detrás le pongan a caldo. El segundo me vino a decir que la frase de marras era todo un elogio.
Un pequeño inciso: es indiscutible que Álvaro Pons es el crítico de referencia actualmente. Su situación me recuerda a Louella Parsons y tal, comentaristas del Hollywood clásico y cuyos textos en periódicos podían hundir y lanzar carreras en el mundo del cine. Pons se ha convertido en algo así y los editores, sobre todo los pequeños, esperan sus comentarios sobre sus cómics con ansia, respiran aliviados si son positivos, etc. Demasiada presión para mi gusto. Y si lo he mencionado, es porque irme con eufemismos hubiera sido ridículo en este caso. Fin del inciso.
La cercanía personal del crítico con el autor tiene cosas buenas pero también cosas malas. Puede que el crítico sea más misericordioso ante errores, o que mire a otro lado. Puede que el autor, o el editor, se mosquee ante un comentario negativo.
En cierta ocasión escribí un texto para el Dolmen sobre los nominados a los premios del Saló de Barcelona. Son textos muy personales y muy parciales pero que permiten una visión de los nominados y de sus obras. Había una con la que tenía un problema. Lo comenté. Era un párrafo pequeño, unas pocas frases.
Al cabo de pocos días de salir publicada me llamó el editor bastante picado. Me supo mal porque él, personalmente, me cae bien. Me supo peor que pensara que mi comentario venía porque no estaba nominada cierta obra de Dolmen.
Un crítico, lamentablemente, no puede poner velas a Dios y al diablo. Y has de dar tu visión auténtica aunque se mosqueen contigo. O aunque te dejen de enviar copias de prensa ( lo de las copias de prensa me daría para un texto como éste o más largo aún porque tengo para contar historias curiosísimas; a mí hace años que nadie me envía nada, desde que dejé el programa de radio, así que por aquí no van a pillarme, amigos).
Y, para acabar, no creo que tratar de una forma los cómics de autores extranjeros y otra a los de los españoles sirva a nadie. No al autor, porque no recibe una opinión verdadera, ni al lector, que puede llegar a dudar del baremo del crítico si encuentra disparidades entre supuestas bondades de obras de procedencias diferentes, ni al crítico porque se metería en una situación esquizofrénica. Yo tengo una opinión, no varias que escojo en función de dónde está hecha la obra.
¿Opiniones?

23 comentarios:

Jaume Vaquer dijo...

Como no dejo poner comentarios anónimos subo esto del amigo Vicente que no tiene cuenta de blogger...
Vicente García: La editorial no se hace responsable de las opiniones vertidas por los cafres de sus colaboradores. ya sabía yo que la frase servía para algo (risas, claro). Lo de las copias de prensa que se han de mendigar en este país tiene su guasa, sí (la editorial tampoco se responsabiliza de la opinión de su editor, más cafre que sus colaboradores)

Álvaro Pons dijo...

Lo primero: no creo que mi opinión salve o hunda autores, la verdad.

Lo segundo: me sorprende ese tipo de frases porque yo no cambio mi criterio según el autor sea español o extranjero. tengo un único criterio: reseñar lo que me gusta. Y aunque pueda ser equivocado, es una cuestión de tiempos. Mi tiempo dedicado a los tebeos es limitado y lo que quiero es que la gente lea tebeos, por lo que creo que habalr de una obra que no me ha gustado es perder el tiempo. Y me da igual que sea española o extranjera. Tengo, eso sí, un criterio especial: siempre critico en positivo a los que empiezan. Lo que no significa alabarlos, sino intentar que la crítica sea constructiva. Es muy, muy fácil cargarse a alguien que empieza, pero soy de los que tienen mucho respeto a los que se ponen a dibujar en una hoja en blanco. Es lo único. Me sorprende que a estas alturas se entienda como que trato bien a los españoles por encima de todo...
Lo curioso es que no son pocos los que me han acusado de no tratar bien a los autores españoles, que los reseño poco... A lo que no tengo más que responder que sólo reseño lo que me gusta, cada cual que saque sus conclusiones...

Eso sí, no suelo hablar de tebeos de amigos. Y si lo hago, siempre pongo por delante que es amigo y que, por tanto, es una visión con seguridad deformada por la amistad.

Jaume Vaquer dijo...

Hola, Álvaro, me has ahorrado tenerte que avisar ya que eres "parte afectada"... Cosas de funcionar desde diversos ordenadores y no tener los mails siempre a mano.
Primero: Yo tampoco lo creo. Pero eso no quita de que haya quien lo crea.
Segundo: Me parece bien tu postura. Pero, premíteme ser malillo, al final resulta que en el caso particular, si tú tuvieras mi misma opinión, que no te convenciese, no hubieras escrito de él.
Con lo que la frase del autor es cierta. ;)
Tengo más cosas que comentar pero lo hago luego que me pilla el toro!

J. M. Beroy dijo...

De buen rollo.

Cualquier editorial: 1.500 euros (o menos) por una edición en España de un cómic que se ha tardado meses en crear.

Ahora, critíquenlo.

Álvaro Pons dijo...

"que no te convenciese, no hubieras escrito de él.
Con lo que la frase del autor es cierta. ;)"
Jejejeje... eso es cierto. Pero ojo, que aunque no sea normal hay excepciones y, de vez en cuando hago una crítica "malilla" y no veas la de piedras que me caen...
Aunque bueno, hay de todo, desde pero lo curioso es que los problemas los suelo tener con editores. Desde los que lo entienden a los que poco más o menos me acusan de quitarle el pan a sus hijos...

Jaume Vaquer dijo...

ALVARO:
Eso de los editores que les quitas el pan de sus hijos... En fin, es lo que yo decía, que hay quien lo cree.
A mí los que más me divierten son los que dan por supuesto que una copia de prensa equivale a una reseña positiva y no la haces (¡ya no hablemos que sea negativa!) dejan de mandarlas...

Jaume Vaquer dijo...

JOSÉ MARÍA:
De buen rollo(siempre).
¿Quieres dedicar con eso que porque un autor esté terriblemente mal pagado debe recibir críticas mejores, o "salvarse" de los palos, que las que recibiría de cobrar una cantidad digna? Aparte de que a ver qué hacíamos ("Perdonen, señores de tal editorial, ¿qué ha cobrado fulanito? ¿Tan poco? Vaya, pobre chico, tendremos que ponerlo bien"), ¿debería haber dos baremos, uno para los "profesionales"(los que cobran una cantidad digna) y los "curritos", por decir algo (la gran mayoría, por otra parte)? Me parece una barbaridad.
El lector recibiría críticas equívocas, el autor opiniones falseadas.
Uno de los autores con los que comenté el tema me dijo que a él las críticas negativas le habían escocido pero que a él le habían ayudado, le habían mostrado carencias y le habían picado para que obras siguientes fueran mejores.
Como Álvaro, prefiero escribir de cómics que me gustan. Pero eso no significa que huya de las críticas negativas, sobre todo en este blog.
No creo en la crítica negativa por sistema. Es muy fácil lucirse como escritor y quedar como el más listo ya que dispones de la última palabra. Es incluso más divertida de escribir. Y es más ameno para el lector ver cómo le zurran la badana, figuradamente, a alguien que leer maravillas de una obra. Pero no creo que sea más "rentable" para el medio, el cómic, independientemente de autores y editores.
Pero cojamos el ejemplo que provocó la conversación que ha acabado induciéndome a escribir sobre ella. Un autor con poca obra pero de calidad. Se anuncia que su siguiente cómic será con un autor que me ha parecido siempre muy interesante. Total: un proyecto por el que siento verdadero interés. Sale. Lo compro. Lo leo. Y me indigno ante un montón de fallos que no entiendo cómo no se enmendaron, que nadie fuera y dijera "Esto no funciona, esto no lo puede hacer alguien de tu experiencia".
¿Debería callarme? ¿No puedo ni desahogarme en mi blog que es lo que me pide el cuerpo? Hombre, no me fastidies.
Pero, recuerdo, el autor me dio la razón en mis comentarios (me explicó los posibles motivos de esos errores, lo que agradezco). Y ahora colabora con otra gente con la que espero, de hecho estoy bastante seguro, que obtenga mejores resultados.
Uf, vaya rollo que acabo de meter...

German dijo...

Jaume,

Espero que hagas ese comentario sobre las "copias de prensa" porque es un tema que no consigo entender... bueno, sí que lo entiendo y ese es el problema. Hay mucho que debatir ahí!

Germán M F

tebeotopia dijo...

En primer lugar me gustaría agradecer este tipo de entradas ya que permiten un debate muy interesante.

En mi opinión, cuando se realiza una crítica de un cómic no se debería discriminar si es un autor español o extranjero así como si es amigo, conocido o alguien que no cae bien. Se trata de analizar una obra de una manera constructiva, indicando las virtudes y defectos en opinión de aquel que la escribe. Evidentemente, siempre intentando considerar todos los factores (y entre ellos, su trayectoria).

Pese a comprender la política de Dolmen, no comparto el tener que reseñar sólo los cómics, a priori, "buenos", todos deberían ser susceptibles de reseñar (y más en época de crisis económica.. :P ).

Respecto a la importancia de Álvaro Pons en el medio, creo que es indiscutible. Es suficiente con medir el tráfico que genera un enlace suelto en una entrada suya.. vamos, que si estornuda, se constipa la blogosfera comiquera.. :)

Álvaro Pons dijo...

Tebeotopia: una cosa es la capacidad de generar tráfico, que indudablemente una página como La Cárcel tiene, a que eso se traduzca en una relevancia económica real. A lo mejor para un pequeñísimo editor de un tebeo con una tirada de 1000 ejemplares puede suponer un ligero incremento, pero no desnivelar la balanza entre éxito y fracaso.

Respecto a lo de reseñar cómics "buenos"... Como política editorial es evidente que no es ideal, pero ante la avalancha de ediciones, se debe optar por una, ya que no se puede resñear todo. Y en el caso de un blog, repito lo que he dicho antes: yo no cobro por lo que hago en La Cárcel y tengo que elegir en que empleo mi tiempo. Y prefiero emplearlo en hablar de lo que me gusta.

tebeotopia dijo...

Actualmente, la Cárcel es uno de los blogs de referencia y quieras o no, tiene una influencia directa en el medio y eso es algo que a las editoriales no se les escapa. Sin embargo, es un blog y por definición, es totalmente libre de escribir sobre lo que se quiera y más con el poco tiempo que deja el trabajo. Y evidentemente, tampoco creo que llegue hasta el punto de una influencia económica en las ventas (menudo problema en ese caso).

En el comentario anterior me refería a la política de la revista Dolmen, no a un blog concreto, y siempre en un "ideal". Una constructiva crítica sobre una obra de mala calidad puede "poner en alerta" a más de uno y que luego sea el lector quien decida si comprarlo o no. Algo similar como ocurre en algunas revistas de cine. Se hacen críticas de todas las películas que puede la publicación independientemente de su calidad. Luego ya el espectador decide si ir o no al cine.

Jaume Vaquer dijo...

GERMAN:
Tomo nota. A ver si lo hago en breve. De moento, sigamos con lo de la crítica que si no nos desviaremos del tema...

Jaume Vaquer dijo...

TEBEOTOPÍA:
¿Si puedes hablar de tebeos buenos, recomendables, para qué hablar de los que son "fallidos", "decepcionantes", o, sin eufemismos, directamente malos?
Y hombre, algún palo se cuela. Pero es cierto que no son muchos por lo dicho (porque no es positivo para el medio, porque la gente prefiere comentar las cosas que le gustan, etc...). Pero yo me compro cada mes el "imágenes de actualidad" y las críticas negativas tampoco abundan. Alguna colleja y poco más.
Y criticar obras de las que conoces bien a sus autores es complicado ya que tu opinión estará afectada por ello, sin duda. Lo ideal sería que no fuera así pero la cosa es bastante complicada. Yo he escuchado a aficionados comentar que la obra de tal autor ya no la miran igual desde que lo conocieron en un salón y vieron que era un borde. Y sólo fue un momento. Imagina que tienes una relación bastante mayor, que has ido a comidas, de copas, etc...

SAGAR dijo...

Ostia vaya debate.
Espero no decir ninguna animalada pues tengo una gripe de la ostia.

Jaune, dices que un autor te comentaba el bienestar de la critica mala para poder mejorar el siguiente producto. Claro que si, la critica es siempre buena. Pero hay algo que parece no barajarse. Un blog es publico. Todo el mundo puede acceder a él. Y realmente una critica(entiendo por critica que siempre es constructiva, ya que el mismo tiempo se tiene para hacer una critica mala como para escucharla) siempre se puede hacer en privado. A nadie le gusta por malo que sea supongo, que su trabajo sufra una autopsia publica. Y que coño, nos conocemos todos.

Por ahi he leido, algo de que las criticas malas ayudarian a cribar ahora en tiempo de crisis. Creo que si hay crisis, no hace falta cribar si no ir a lo que sabemos que esta bien a tiro fijo. de ahi la finalidad de las criticas buenas.

Respeto al comentario de Beroy, que se puede medioenlazar a lo que dice Alvaro. Un autor español no se deberia nunca valorar en el mismo baremo que un autor extranjero (y aqui incluyo a todo autor español que publica fuera de España. Los tiempos y precios son muy diferentes.
Yo como autor extranjero desde luego lo que dijeran aqui de mi obra, me daría igual ya que lo importante es lo que dijera la critica del pais de origen ya que es alli donde tu obra puede prolongarse.
Y aqui creo que enlazo con lo que dice Alvaro. Para mi todo autor español solo se és, porque se esta empezando. Todo autor tiene siempre la vista puesta fuera, pues este pais solo es capaz de funcionar como cantera.
De alli que la critica lo que deberia hacer es intentar impulsar este tipo de trabajos,(por supuesto los merecidos de ello, estoy de acuerdo que el lector no ha de diferenciar si el comic es de un lado u otro). Y si ignorar toda obra que sea mediocre o mala directamente.
AH!! y por cierto Jaume adelante ese texto sobra las copias promete ser de lo mas interesante.

Javier Alcázar dijo...

Para empezar, estoy completamente de acuerdo con Jaume. Si un crítico (o alguien que hace una reseña, que eso de "crítico" suena a algo muy importante) está predispuesto con la obra o el autor que reseña... no creo que el texto que escriba sea muy válido. Lo que hace Álvaro (priorizar las reseñas de tebeos buenos) lo veo comprensioble, como él dice el tiempo no es infinito y si hay que hablar de algo, apetece más hacerlo de algo bueno. Pero el lector debe conocer este criterio, porque si no parece que a Álvaro le gusta todo ;)
Creo en la crítica negativa, siempre que sea constructiva, y cuando escribo alguna de mis "escasas" reseñas intento analizar la obra objetivamente, independientemente de cómo me caiga el autor. Por supuesto, las condiciones en las que trabaje el autor no creo que sean un eximente de la calidad del producto, como parece que quiere dar a entender Beroy, ya que ese es otro debate. Y lo que se comenta de que "nadie quere una autopsia en público"... pues hombre, que no "publique", sino que se haga sus dibujitos para sí mismo.
Me molestaría mucho que algún autor o editor se enfadara conmigo por una reseña negativa; de hecho, hay que dejar claro que las reseñas no dejan de ser opiniones, rebatibles con argumentos, y esa es una cosa que me encantaría. En estos medios informáticos, tan interactivos, sería bueno que, si alguien lee una reseña mía que no le haya parecido bien, me la discuta (cosa que no ha pasado hasta el momento, a lo mejor nadie me lee, je je).
Resumiendo: precisamente lo que le hace falta a la teoría de la historieta en España es CRÍTICA, abandonando el amiguismo.

Jaume Vaquer dijo...

En primer lugar, gracias a los que vais participando en este debate. No puedo quejarme del nivel.
Me parece interesante lo que apunta Sagar de que aquí los dibujantes sólo son cantera para el extranjero, lo que no deja de ser una triste realidad. Pero no creo que hacer baremos diferentes sea bueno para nadie.
Supongo que podría ser posible hacer las críticas en privado, si tienes ese contacto que no siempre es así (yo por ejemplo no tengo contacto con algunos autores; por ejemplo, no puedo decirle a Daniel Torres qué opino de su "Burbujas") pero eso no ayudaría a los lectores interesados en una crítica de una obra concreta. Hacer el vacío puede ser orientativo pero entraríamos en un campo excesivamente sutil, me parece a mí. Y hablamos de críticos, de autores, incluso de editores pero la crítica a quien va destinada mayoritariamente es a los LECTORES, y no deberíamos olvidar que se les debe un respeto, no se merecen críticas falseadas, ni para bien ni para mal, ni que se mire siempre a otro lado.
En el fondo, todos estamos de acuerdo en que es mejor escribir críticas positivas: los "críticos" preferimos comentar las obras que nos gustan, los editores y los autores están contentos si salen y no se mosquean si no salen, los lectores tienen una serie de cómics recomendados...
Pero no opino que por sistema se tenga de evitar la crítica negativa. Controlando, eso sí.
Y respecto al amiguismo hora me ha venido a la cabeza un crítico que suele meter bastantes palos, la mayoría de veces con ganas y mala leche. Sobre todo si los autores le caen mal o han ido a un salón del cómic con el que tiene una larga problemática. Si han ido a un salón en el que está implicado sus obras son sensacionales. Eso, amigos, es una mierda de crítico. Sus opiniones están claramente afectadas por temas personales por mucho que luego quiera argumentármelas. Pero si no sabes estas historias y de qué pie calza...

Javier Alcázar dijo...

Eso que comentas, Jaume, sería "enemiguismo"... y tampoco vale.

Fj

Jaume Vaquer dijo...

Enemiguismo y amiguismo según el caso. Y ya digo que para mí eso es ser un crítico lamentable. La lástima es que haya gente que no sepa de dónde le vienen estas filias y fobias...

Gonzalo Torres dijo...

Haciendo amigos:a mí las críticas me la traen al pairo, sigo los blogs a modo de preview, me gusta enterarme de lo que va saliendo. Luego me paso por la tienda/s y ojeo y hablo con los encargados que ya van conociendo tus gustos e incluso te animan a adentrarte en distintos géneros. Además, siempre me asalta una duda, ¿ el crítico siempre lee todos los tebeos de los que escribe?...¿ seguro?.

Javier Alcázar dijo...

Yo leo todos los tebeos de los que hablo... De hecho, leo muchos más tebeos de los que hablo (¡es que escribo muy poco!).
Amigo Gonzalo, lo que hacen los dependientes de esas tiendas a las que vas (no sé donde deben estar, donde yo compro hace siglos que desaparecieron los dependientes entendidos e interesados)es lo que debe hacer un buen crítico: interesar a los lectores en las obras que a él le han gustado, abrir nuevos caminos en los gustos de los aficionados... Ese es el objetivo. O debería serlo.

Gonzalo Torres dijo...

Hola Javier, yo tengo la gran suerte de vivir en Valencia, cuna de grandes autores y más aficionados. Antes compraba 100% en Futurama, con el tiempo pasé a las distintas tiendas de Imagenes, en ellas hay personal aficionado, allí está Sento, quien me descubrió series como The Boys, Muertos Vivientes o Invencible.Yo le descubrí DMZ. Creo que lo que debemos hacer los aficionados es PREGUNTAR. Yo suelo viajar y en Barcelona le pregunté al dependiente de una pequeña tienda de una calle paralela a las Ramblas y obtuve un gran resultado: "me acaba de llegar este libro de Kim y Antonio Segura, no tiene nada que ver con sus trabajos habituales..." y ahí estaba El arte de volar. Ir a las tiendas es como entrar en las catedrales del tebeo, pero hay que interesarse. Repito Javier, no creo en las críticas, sí en las reseñas porque sé lo que me puedo encontrar y así llamar por teléfono para que me lo reserven o lo que sea. No tengo nada en contra de los críticos, pero leo y busco más a gusto en vuestra Tebeosfera porque nadie "opina" sobre el autor, sino que nos INFORMA sobre él, sin acritud. Además, jamás me atrevería a decir que algo no es bueno porque seguro que hay alguién que lo disfruta, por eso existe la serie B. Saludos y que prosiga el debate. Se me olvidaba, daros las gracias a todos porque mientras estemos hablando de esto es que los tebeos están vivos. Saludos

Gonzalo Torres dijo...

Otra cosa. A nadie se le obliga el leer el blog de nadie, así que hay absoluta libertad de que cada uno diga lo que le venga en gana.

Jaume Vaquer dijo...

GONZALO: Eso de criticar tebeos que no se han leído... A veces alguna que he leído por ahí me lo ha parecido, efectivamente. "Críticas de solapa" las llama un amigo.